sábado, 9 de julio de 2016

Un túnel muy pequeño... (el carpiano)




Hoy voy a escribir sobre una experiencia por la que tuve que pasar hace tiempo y con bastante preocupación por cierto.
Desde hacía muchos años tenía molestias en mis manos. Cuando hacía trabajos con los brazos levantados se me dormían. Con el paso de lo años fui empeorando. Por las noches incluso me despertaba por que se me dormía una mano y me causaba dolor, teniendo que levantarme para activar la circulación de la sangre. Al final tenía mis trucos como dejar el brazo colgando desde la cama. 
Por las mañanas tardaba un rato hasta que se me despertaba la mano en cuestión.
De hecho todavía me pasa en la derecha aunque no tanto. Y sobretodo en invierno. Y no os cuento lo incomodo que es estar tocando y perder el tacto en las manos...
Todo eso era debido al síndrome del túnel carpiano. 
Supongo que mi constitución física y los años trabajando de maletero en el Prat me llevaron a ello. Además de mi afición al bajo eléctrico...
No voy a entrar a explicar en que consiste exactamente, ni su diagnóstico, ni si se debe operar o no. Eso lo tiene que hacer un profesional. Yo acudí al médico de cabecera, que me derivó al especialista después de hacerme un electromiograma. Y éste decidió que lo mejor era operar.
A mí me daba miedo quedar peor, ya que preguntando por ahí obtenía respuestas de todo tipo. Desde que iba a quedar peor, hasta que iba a quedar mejor y pasando por que iba a quedar igual...
Por lo visto eso depende del grado en que se esté afectado, de la capacidad de recuperación de cada uno y su implicación, de la edad, de suerte...
El caso es que me medio durmieron. Una sensación muy placentera la verdad. Estaba como en una nube!
Y empezaron a trastear y remendar. 
Después de la operación me fui a trabajar ya que soy autónomo y la verdad es que pese a la incomodidad no me dolía mucho. Aunque envidio a los asalariados que pueden pillar la baja... (el que sea autónomo lo entenderá...) Pero no voy a entrar en política porque me enciendo y acabo cagando encima de las madres de casi todos los políticos....


Total, que estuve tres semanas si no recuerdo mal con la mano vendada y haciéndome curas a diario. En ese tiempo me hicieron controles y me cayeron los puntos, No recuerdo los tiempos exactamente pero creo que me dijeron que fuera moviendo las puntas de los dedos los primeros días y que fuera incrementando movimientos sin forzar y sin que me doliera.


Yo hice todo lo que me aconsejaron a raja tabla pero confieso que lo de mover los dedos y ejercitar lo forcé un poco y a la semana con vendaje incluido ya pillaba el bajo para probar que podía hacer. 


No paraba de mover los dedos siempre forzando sin llegar al dolor.
Resultado; en un mes ya estaba bastante bien. Creí que sería peor la verdad.



En la actualidad no se me duerme la mano (izquierda) al tocar o trabajar y tengo la misma movilidad y fuerza. Ya solo me queda una cicatriz casi imperceptible y espero que no vuelva a pasarme, porque dicen que se puede recaer.



Mi mano derecha sigue el mismo camino que la izquierda pero de momento es llevadero. Así que esperaremos a que sea peor y el médico decida. Es un coñazo quedarse sin tacto en medio de un "toque"


Desde aquí quiero dar mi apoyo y ánimo a todos esos profesionales de la medicina que nos arreglan lo mejor que pueden y no siempre con los medios necesarios. Es una pena que el mundo esté al revés y un hombre pegandole patadas a un balón o un trepa de la política cobre más que un médico que salva y compone vidas. Visto lo visto en España no tengo muchas esperanzas de que esto cambie pero por lo menos espero que alguno de estos héroes lea este post y le sirva para no tirar la toalla o caer en el hastío al que nos están llevando estos políticos que mantenemos por encima de nuestras posibilidades.

Hasta la próxima y un saludo!
Publicar un comentario