sábado, 1 de junio de 2013

Restauración de mi nueva adquisición

Bueno amigos, en marzo se organizó en Mataró (Barcelona) una quedada "bajinal" protagonizada por algunos miembros de Bajistas Org. en la que pude conocer a algunos colegas y disfrutar por unas horas de unos bajos alucinantes. Sobretodo Jazz Bass viejunos pero también había Obsessions, Pedulla, Musicman, y más. El caso es que hablando por aquí y por allí conocí a Sergi, un colega de Girona que también está enamorado del sonido Sinmarc. 

El caso es que tenía una pantalla de un 18" que me ofreció y no pude resistirme... Así que tras llegar a un acuerdo pasó a formar parte de mi equipo. Un buen tipo y legal. Como es lógico la pantalla no está nueva, y por las fotografías que me enseñó ya vi que no tenía el altavoz original. Pero como se trataba de un beyma 18" me pareció que tenía posibilidades.

La caja estaba bastante bien para tener unos cuarenta años. El logo estaba roto y el tolex algo rasgado pero aceptable para mí. Al probarlo sonaba muy bien pero al subir el volumen era otra cosa. Algunas partes vibraban haciendo ruidos feisimos. 


El altavoz era más pequeño que el original, que debía ser un 20". Yo no he visto nunca uno tan grande pero es evidente porque se notaba donde había estado ubicado, los tornillos que se habían utilizado y la forma en que se había modificado para poner el "nuevo" altavoz. Aumentando la foto se ve la diferencia de tamaño y el hueco que queda. Lo que me hizo pensar que haría algo parecido al efecto bassreflex estropeando el sonido. Ya que ese sistema tiene que estar perfectamente diseñado teniendo en cuenta varios factores y aún así no es lo que busco en una pantalla. Si a eso le añadimos que el diseño de la pantalla y el altavoz tienen que guardar una relación y en este caso no es así, el resultado final es una cuestión de suerte...


En las siguientes fotos se puede ver la marca y modelo del "mafle" y el perfecto estado de conservación pese a ser de los años ochenta.


Aquí se puede ver como se había instalado chapuceramente, ya que las tablas que lo soportaban tocaban la suspensión del cono, como se aprecia en las marcas, lo que hacía que al atacar frecuencias graves y al subir el volumen sonara fatal. Además, los cuatro tornillos que llevaba eran insuficientes bajo mi punto de vista.


 A la caja se le había gastado la cinta que sellaba la tapa para evitar vibraciones, lo que hacia que al subir el volumen sonara como el culo.



Así que manos a la obra! 
Lo primero es comprar un tablero contrachapado de 10 milimetros, lo que le da suficiente aguante con poco peso. Cortarlo a medida y hacer los agujeros para sostenerlo con los tonillos originales de la pantalla y otros para sujetar el altavoz.




Pero claro, no hay que olvidarse de hacer un agujero para que pueda funcionar...



Luego pintarlo un poco para que no se vea al trasluz y para entretenerme más...


Y a montarlo aprovechando los antiguos anclajes y añadiendo más tornillos con arandelas de presión y tuercas autoblocantes.



El logo estaba algo doblado y la base estaba rota.




Al ser de metal pude enderezarlo y la base tuve que restaurarla añadiendo un trozo de material del que se hacen los golpeadores y pegándolo con araldit.



Le puse burlete de goma a todo el contorno de la tapa para que no vibrara. Y aquí está el resultado casi final:


Digo casi final porque tengo que hacer una demo de audio y experimentar con algún material absorbente para el interior ya que en la parte de abajo se notan los restos de cola que seguramente sujetaba alguna fibra o goma espuma.
Como adelanto puedo decir que suena muy bien y aguanta los 130 watios valvulares del cabezal sinmarc. Tiene unos graves potentisimos y nítidos.
En cuanto tenga un tiempo subo un audio!
Publicar un comentario