sábado, 21 de diciembre de 2013

Restauración de la guitarrilla del Fraile

Hola amigos!

En esta ocasión veremos la restauración de la guitarrilla del Fraile. Bueno, una de las que tiene. Ah! decios que el Fraile es mi suegro, que toca la guitarra, el laúd y la bandurria, y le va todo lo que sea cantar y bailar.
Resulta que es una guitarra Alhambra que ya tiene por lo menos 40 años. Estaba un poco despegada y agrietada por el paso de los años y algún que otro golpe.


Olvidé hacer fotografías antes de empezar. Pero ahí va:


Se estaba despegando el puente así que lo acabé de arrancar.


Detalles de las grietas y el interior, también cascaillo...


Así que empiezo a pegar,




Y luego a cerrar.


Y pegar el filete también,


Como no quería enmerdarme mucho preferí tapar con masilla...




El puente ya pegado y lijado para repintar


Y ya de paso pintar el diapasón, que evidentemente no era de ebano...







Un poco de nivelado y pulido


Y venga esa gomalaca que deja un aspecto brillante y sedoso al tacto,





No podía dejar las clavijas sin limpiar y aceitar...


Ya montadita 





Pero la desgracia llego a las dos semanas de colgarla. Mi suegro tiene un sistema superefectivo; un cáncamo en el clavijero y una alcayata en la pared.
Lo malo es que yo la cogí un rato y al dejarla en su sitio lo hice con tanto mimo que el cáncamo quedó en el filo de la alcayata, y la muy cabrona se aguantó! Pero a los diez minutos oímos un ruido y...;


Continuará...

_________________________________________________________________________________


Bueno amigos! como había prometido os enseño como acabó la cosa.
Tengo que decir que lo arreglé un poco a la brava porque no tenía (ni tengo) mucho tiempo pero quería acabar cuanto antes para que no afectara a mi matrimonio...
Así que no le quité ni las cuerdas y me puse a despegar la tapa con calorcito


Con las prisas no quise ni despegarla del todo y hasta doblé la tapa más de la cuenta y se hizo alguna señal en ella. Un profesional lo habría hecho como dios manda...


Un poquito de sabo (araldit) para pegar el roto de los aros. Uso Araldit  porque tiene que quedar muy fuerte y en principio no tiene que volver a desmontarse por ahí. Y no uso el rápido porque así puedo corregir la unión sin prisa hasta que quede en su sitio.


Una vez seco le acuchillo el sobrante de adhesivo y el pequeño saliente que quedó al apretar.


Y luego a cerrar! 
Usaba sargentos de los que se pueden encontrar en ferreterías que no es lo ideal, pero en la actualidad me he hecho unos que ya os enseñaré más adelante.



Detalle de la mesa del comedor de mi casa. Mientras estoy liado con  estos quehaceres comemos en el sofá...


Después un poco de masilla


Al lijar la tapa perdió color por los bordes y tuve que imitarlo con tinte al agua, después goma-laca a muñequilla y listo (no pongo fotos de ese proceso porque no las hice)


 Aquí se ve como cambia el color de lo lijado. De momento quedó así, pero cuando tenga tiempo la barnizaré entera para que quede mejor.


Y este es el resultado final;





Y finalmente el merecido descanso. Un siestón del quince en el mejor sitio de su casa!


Ahora sí; S´acabó!

Publicar un comentario