viernes, 6 de enero de 2017

Nueva placa de controles para mi Marcus Miller

Hace años y en mi búsqueda de un bajo con estética y sonido 70´s me compré un Fender Marcus Miller. Ya sé que este bajo esta hecho con unas especificaciones diferentes a las que yo buscaba, pero es lo que se me puso a tiro y me gustó mucho. No por su sonido "Marcus" sino por su estética y por que está construido a partir de especificaciones de un jazzbass 75; fresno, block inlays, pastilla de puente desplazada, micro-tilt... Y para mejorarlo; reverse tuning machines. Fantástico!
Lo del previo y el puente no me hacía tanta gracia, pero siempre se puede usar en pasivo y/o cambiarlo.
Durante mucho tiempo le puse un puente fender vintage y le cambié un poco la estética. Incluso le modifiqué la circuitería para poder usar el tono en pasivo. Cosa que todavía conservo por su utilidad.


La verdad es que el mueble es estupendo. Lástima de ese fresado tan bestia... 
Tengo que decir que aunque es algo pesado, tiene un mástil que es lo mejor que he tocado. Cómodo y funcional 100%. Los acabados de este bajo son buenísimos. Los japos trabajan bien. El cuerpo es de tres piezas pero a menos que mires la testa es difícil ver las uniones. El mástil encaja a la perfección y desde luego los fresados de las pastillas no son como los de los 70´s...


Pero bueno, quise customizarlo un poquito y se me ocurrió un diseño para el golpeador. Así que hice unas pruebas.


Primero lo rematé con chapa y un diseño pintado con rotulador. Bastante chapucero....



Pero luego conseguía un material parecido al de los golpeadores y ya me pareció más apropiado. 




Y así lo tuve mucho tiempo hasta que conseguí un autentico 70´s y decidí devolverlo a su estado original. Salvo por la modificación electrónica.






La verdad es que como me dijo un forero de Bajistas.org; ¿para que quieres un "marcus" si vas a cambiarle cosas? Para eso compra el bajo que te gusta y no deprecies el valor del que tienes.
Y eso hice. Aunque la modificación de la circuitería conserva su esencia añadiendo control sobre el tono en pasivo. Y como no me podía estar quieto también aproveché para quitarle el poliuretano al reverso del mástil y rebarnizarlo con nitro. Además lijé el diapasón con lija de agua para darle un tácto más suave sin quitarle el barniz. Y lo apantallé, pero tengo que decir que no lo debí hacer muy bien porque sigue con los mismos ruidos de masa que tenía de fábrica. Nada escandaloso, pero me frustró un poco no conseguir mejores resultados.


Siento que no haya fotografías de todo lo que explico y que las que hay no sean de mucha calidad.
Un saludo y hasta la próxima!
Publicar un comentario en la entrada