domingo, 5 de febrero de 2017

Robert Revolbert CBG



Hace muchos años, cuando llevaba poco tiempo tocando el bajo, allá por los últimos ochentas o quizás primeros noventa conocí al Robert. Él era un poco más pequeño que yo, pero el cabrón ya tocaba una SG  de forma más que aceptable. Así que después de un bolo en el que lo vi tocar, le propuse montar una banda cuando estuviera disponible, y un tiempo después me llamó. Él conocía una cantante y yo un teclista. Buscamos un batería de prestado, y junto con un armonicista-guitarrista montamos un repertorio en dos meses, y después vinieron muchas cosas más. Pero eso es harina de otro costal que ya contaré algún día.
El caso, es que además de influenciarme musicalmente también ejerció de amigo en buenos y malos momentos. Por lo que se convirtió en uno de esos colegas que se cuentan con los dedos de una mano y que aunque no veas en meses o años siempre mantienen su estatus. Y que no piense nadie que me olvido de "los demás dedos de la mano".
Y como me apetecía montar unas CBG, que mejor manera de empezar que hacer una pensando en él. Como desde que le conozco siempre ha tenido una visión muy abierta de la música, pero al mismo tiempo desde una perspectiva muy "roots", creo que una CBG le vendrá como anillo al dedo. Además hace tiempo que le oigo decir que se va ha hacer una stomp box y así a lo mejor se pone las pilas y me hace otra a mí. 

Primero de todo me hice con unas maderas más o menos nobles.Y manos a la obra!



Para el mástil cedro, y la pala al estilo "vuelta y vuelta"


Tuve que empalmar porque la medida no daba para más...


Una prueba de como quedaría aceitada la madera del diapasón. Tenía que elegir entre ébano, palosanto o blackwood.


Finalmente opté por el blackwood y seleccioné el corte para que se viera la parte de veta más bonita (para mi gusto). No encontré una caja de cigarros puros que tuviera las medidas y consistencia que yo quería, así que opté por una caja corriente y moliente.


Después de "agujerear" la caja y fresar mástil y diapasón convenientemente, un poco de "moco de pavo" para pegarlos con unos sargentillos de la ferre.



Unas cuantas mediciones para las ranuras de los trastes y a serrar!


Para la pala añadí restos de cedro. Así pude darle la medida adecuada a la forma que quería.



Después venga lima para el mango!


Y como siempre al más puro estilo "ojo de buen cubero"




Lo siguiente: Trastear. Para ello compré unos trastes un poco a mi aire ya que no sabía los gustos del "cliente" y al ser una sorpresa no se lo quise preguntar...



Pero, como de costumbre, la desgracia se cernió sobre mi trabajo y una vez terminado, y satisfecho de como quedaba incluso la veta que había seleccionado, un golpe imprevisto rompió un trozo del diapasón...


Así que haciendo alarde de mi pericia y sabiduría,  siempre a la sombra de las enseñanzas internetienses, me las apañé para solucionar el "poblema" con un poco de serrín y moco de pavo.





Los últimos toques al mástil para que resulte algo más suave.



Y la cejilla, De ébano.


Y también hubo que hacer los "bujeros" claro, y las "efes"


Para personalizarla pensé que lo mejor era hacer un pirograbado con su nombre de guerra, y las pistolicas le vienen que ni pintadas... Todo con un poco de fotochou y algo de imaginación claro, Oiga usted! que no todo va a ser copiado...



Como la caja es de contrachapado y se ven los cantos guarripés, le hice un fresado para poner un ribete de plástico guapomolonquetecagaslaspatasabajo!




Esto va tomando forma, no?


Recontrachapé la parte de atrás con algo que tenía por casa, porque no me gustaba el acabado de la caja.


Y después un poco de color !


Como pastilla usé la mitad de la de un precision y un trozo de madera como cubierta.




Tuve serias dudas sobre si respetar el color original o teñir partes. Al final me dio un arrebato y me lié la manta a la cabeza...



La otra gran duda fue si el acabado sería barnizado o aceitado. Ganó el aceite! más enxebre (como dirían en mi pueblo), tacto más natural y encima más fácil...


Y un o podía faltar una dedicatoria.



Como puente otro cacho tabla y como cordal una bisagra molona de la ferre. Y para los "potes" unos dados que tuve que envejecer un poco.


Mi firma en la pala. Me quedó algo chapucera al repasarla con el pirografo. Pero pongo una foto de antes de cagarla...



Y los puntos, oiga! que no podían faltar.












Además de la pastilla de bajo también tiene un piezo. Los controles son; un selector de pastilla, un  tono y un volumen. Para qué más?




Ahí con su antecesora



Ya tienes tu propio pacificador. Dale Robert!


La entrega con el check sound. Parece que le mola al Robert!

video

Hasta la próxima amigos!



Publicar un comentario